¡Feliz Navidad! – Adviento 2010

El 29 de noviembre entramos en el tiempo del Adiviento del cual se nos dice que es tiempo de espera y esperanza. Espera del Niño que ha de nacer y esperanza en que venga cuanto antes a rescatarnos de la misiria en la que vivimos.

Lo de la espera del Niño que va a nacer es algo simbólico, creo que debería verse como la espera de que el Niño Dios nazca en nuestros corazones, para ello le ponemos fecha, 25 de diciembre, y vemos el nacimiento y ponemos el Niño (a las 12 de la noche, como debe ser) y ponemos cara de buenos y las manitas juntitas para rezar y nos conmovemos con el ambiente y esperamos convertirnos en buenas personas.

El 25 de diciembre es el pretexto para sacar a relucir nuestro lado bueno, pero eso no debiera ser así. Uno debiera ser bueno o, en todo caso, hacer las cosas bien, simple y llanamente, porque eso es lo correcto. El cambio debe operar cualquier día del año, en este preciso momento. Sólo hace falta decisión y nada de ayuda divina, sólo determinación. Determinación que está dentro de nosotros.

Lo curioso es que siempre queremos cambiar completamente. Ser buenos. Ser comprensivos. Ser amables. Ser estudiosos. Ser espirituales. Ser luchadores. Ser constantes. Ser perseverantes. Ser mejores en todo.

Todo lo queremos en un instante. Todo. No comprendemos que el cambio requiere un proceso, además de decisión y perseverancia.

Yo me contentaría con una cosa a la vez. Primero, la perseverancia, por ejemplo, luego el interés por lo demás y así…

Sería muy bueno a todos nos interesara el prójimo, la gente que nos rodea. No andar como chofer de combi atropellando y arrasando con todo porque primero soy yo y los demás que se frieguen. El interés por los demás debemos comenzar a practicarlo con las personas que forman parte de nuestra familia, nuestro grupo de trabajo, nuestro grupo de amistades… En verdad sería bonito que algún día el poema de César Vallejo, Masa, se hiciera realidad.

Masa fue escrito por César Vallejo durante la Guerra Civil española y publicado en 1939 como parte del poemario “España aparta de mi este Cáliz”, curiosamente es un poema que no pierde actualidad como todo lo que escribió el buen César con su dolor y su sufrir a cuestas.

César Vallejo – Masa

Al fin de la batalla,
y muerto ya el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: “¡No mueras, te amo tanto!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
“¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: “¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: “¡Quédate, hermano!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vió el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar…

Sería increible comenzar a caminar en esa dirección. En la dirección del interés por los demás.

Luego de pensar tan profundamente en lo que debemos lograr como sociedad o humanidad nos relajamos con una versión de hace algunos años de “Santa Claus is coming to town” de Bruce Springsteen, Setiembre 20, 1978 en Capitol Theatre, Passaic, NJ.

Santa Claus is coming to town

You better watch out
You better not cry
Better not pout
I’m telling you why
Santa Claus is coming to town

He’s making a list
And checking it twice;
Gonna find out Who’s naughty and nice
Santa Claus is coming to town (3)

He sees you when you’re sleeping
He knows if you’re awake
He knows if you’ve been bad or good
So be good for goodness sake!
[Clarence:] You better be good for goodness sake

You better watch out!
You better not cry
Better not pout
I’m telling you why
Santa Claus is coming to town (3)

He sees you when you’re sleeping
He knows when you’re awake
He knows if you’ve been bad or good
You better be good for goodness sake
[Clarence:] Better be good for goodness sake

You better watch out!
You better not cry
Better not pout
I’m telling you why
Santa Claus is coming to town (3)

Ho ho ho ho!

Santa Claus is coming to town…

¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!

El Señor de los Milagros de San Isidro

Hace seis años más o menos me metí en el mundo de las Procesiones del Señor de los Milagros, pero no del que se venera en las Nazarenas, sino del Señor de los Milagros de San Isidro. Por algunos problemas, la Comunidad Pasionista de la Parroquia Virgen del Pilar decidió disolver (suena al innombrable, ¿no?) la Hermandad en el año 2001 en el 20 aniversario de la misma. Por ello en el 2002 no hubo procesión del Señor de los Milagros de San Isidro, entonces la tía Fedora me dijo que había que hacer algo por el Señor, que la gente quería verlo salir por las calles de San Isidro.

Señor de los Milagros de San Isidro
Señor de los Milagros de San Isidro

Luego de esa conversa, nos reunimos un grupo para presentarle a la Cominidad Pasionista un proyecto de Hermandad. Así luego de analizar el recorrido procesional que salía el 1° de noviembre por el Olivar de San Isidro, imagínense dia feriado por un parque solitario (¡plop!), se decidió realizarla el primer viernes de noviembre. La intención era llevar al Señor al corazón finaciero del Perú. Propusimos una Hermandad que fuera un Grupo Parroquial, no queríamos ser un grupo de gentes que se reune sólo para cargar al Señor en noviembre, queríamos una Hermandad involucrada con el quehacer parroquial, cosa que casi ninguna Hermandad hace.

Debo confesar que la idea de integrar una Hermandad nunca me emocionó y rechacé todas las veces que me invitaron a integrar aquella “disuelta” Hermandad. El primer año no teníamos planeado hacer una procesión, teníamos pensado organizar al grupo y formarnos un poco en la fe. Parece que al Señor que le picaban los pies porque no sabemos como, pero de un momento a otro ya estabamos organizando su Procesión, once horas por las calles de San Isidro.

Virgen de la Nube de San Isidro
Virgen de la Nube de San Isidro

Mis dudas iniciales se fueron. Les confieso que me emocionó mucho ver al Señor de los Milagros de San Isidro recorrer el distrito y ver como a su paso salía la gente de sus oficinas y nos acompañaba aunque sea unos metros cargando las andas; ver todos los homenajes que se prepararon; la devoción de la gente; la solidaridad de las Hermandades que invitamos… Recuerdo con mucho cariño a la Hermandad del Señor de los Milagros de Villa El Salvador, fueron 2 cuadrillas completas a ayudarnos; ellos, gente de trabajo, se reunían después del trabajo y en omnibus que ellos mismos contrataban para la ocasión se embarcaban para ayudarnos en nuestro recorrido, nosotros los anfitriones eramos poco más de 30 (hermanos y hermanas) y cada una de sus cuadrillas la formaban 40 hermanos, sin contar con las sahumadoras.

Poco a poco me fui envolviendo en la mística que envuelve el Mes Morado, organizamos dos procesiones más que fueron siempre más exitosas que las anteriores y mejor organizadas.

Alguien me dijo que yo no quería integrar Hermandad alguna hasta que tuviera la mía.

Este año no sale el Señor de los Milagros de San Isidro, seguro habrá un vacío grande en mucha gente que lo espera para que bendiga sus casas, sus cuadras, sus barrios… Estoy seguro que el proximo año saldrá con nuevos bríos y más hermoso que nunca, como siempre lo ha hecho.

Agredecimiento especial a Lorena Del Carpio, Editora de Telúrica, por las fotos que puedo compartir con Uds.