El Agua nuestra de cada Día

Pertenezco a ese grupo de gentes a los que nunca nos faltó el agua potable. De hecho en el distrito de Lince en Lima, Perú, tenemos una buena calidad de agua potable.

Hasta hace un tiempo no le daba importancia al agua, no porque no fuera importante, sino por el hecho de que siempre la tuve en casa y en abundancia. Cierto es que alguna que otra vez sufrimos en casa algún desabasto, pero nada grave, sólo unas horas… Horas interminables, ya que uno se siente atado si no se lava las manos después de tocar dinero o comer o ir al baño o agarrar al perro…

No he tomado real conciencia del problema hasta venir al sureste mexicano y no es que no hayan problemas de falta de agua potable en Lima, sino que nunca fui conciente del agua… Es que siempre estuvo allí.

Aquí en Tabasco, en el sureste mexicano, el problema del agua no es sólo el agua potable sino el agua como agente destructor de sueños y vidas y esperanzas y trabajos y familias…

Vivo en Villahermosa, Tabasco desde hace poco más de 4 años. Y en las últimas 4 temporadas de lluvias han habido inundaciones. En 2007, el 76% del estado se inundó y tuvimos más de 1’200,000 damnificados. Luego en 2008 y 2009 hubo también fuertes inundaciones, pero no tanto como la del 2007, cuando algunas partes del centro de Villahermosa estuvieron bajo el agua.

Vodpod videos no longer available.

El tema del Blog Action Day es la carencia de agua para consumo humano. Vaya coincidencia, porque aquí en México se ha dado a conocer un proyecto que se llama Agua para Siempre que es un exitoso proyecto de desarrollo sustentable, ya que se involucra a la población que se beneficia con los pozos y el manejo responsable de los ríos y manantiales que tienen cercanos a cuidar el Agua, recurso muy escaso en diversas zonas de México.

Hay contrastes increibles. Por ejemplo, aquí en Tabasco las presas desfogan 2,300 metros cúbicos por segundo, pero hay comunidades enteras río abajo que no cuentan con una pequeña planta de tratamiento del agua y, ahora que hay diversas regiones del estado de Tabasco inundadas, la gente está utilizando el agua empozada y turbia y estancada para su consumo con el consiguiente peligro para su salud.

Se dice que en pocos años se nos acabará el agua, la verdad es que no estoy muy seguro de esa afirmación. De lo que sí estoy conciente es que hay miles de gentes que no tienen una llave de agua en sus casas para realizar algo tan cotidiano y “sin importancia”, para algunos, como es tomarse un vaso con agua o darse un duchazo cuando hace mucho calor.

La Nueva Legislación Bancaria

A mediados de junio, en plena efervescencia mundialista, dicho sea de paso del peor mundial de fútbol en décadas, se publicó una nota en Internet sobre la nueva legislación que se pretende promulgar en la Unión Europea y las resistencias de los bancos a ser controlados.
Ha pasado poco más de año y medio desde el comienzo de la crisis y la legislación financiera no ha cambiado un ápice. Como recordaremos la crisis de inició como el colapso del sistema financiero incapaz de poder asumir las grandes pérdidas originadas por una serie de movimientos especulativos que llevaron a la bancarrota al sistema y con ello a las principales economías del planeta.

A principios de junio, las entidades financieras agrupadas en el Instituto de Finanzas Internacionales (Institute of International Finance) han alertado que la nueva legislación retrasaría el crecimiento y costaría millones de empleos, es que las autoridades de la Comunidad Europea pretenden elevar, entre otras regulaciones, el porcentaje del encaje bancario (porcentaje del dinero de un banco que debe mantenerse como reserva líquida).

Uno se pone a pensar y, en verdad, los bancos tienen razón. Con una menor cantidad de dinero disponible para créditos a los pequeños y medianos empresarios, que en el mundo son los que más empleo generan los negocios no podrán seguir creciendo o, en el peor de los casos, subsistiendo. Con menos recursos para prestar, los créditos se hacen más caros y escasos. Con menos dinero para prestar, los intereses de las tarjetas de crédito crecerían. Con menos dinero para prestar, el crecimiento de las economías se vería seriamente perjudicado y con ello los índices de empleo. Qué buenos y sensatos son los bancos, ¿verdad? El asunto es que los bancos han manejado, manejan, (y si las cosas siguen igual) manejaran el dinero de sus depositantes en la manera que les plazca y no van a hacerse responsables de sus errores, cuando fallen pedirán a los gobiernos un rescate que todos los ciudadanos pagarán y listo, hasta la próxima crisis.

En Estados Unidos, la reforma financiera que propone Obama se basa, entre otras cosas, en lo siguiente: cobrar una cuota de reembolso por el rescate financiero a las instituciones que hicieron uso del mismo, prohibir que los bancos crezcan tanto que constituyan un riesgo para la economía, prohibir que los bancos sean dueños de fondos o casas de inversión, imponer una mayor supervisión por parte del Estado del sistema bancario, de los fondos de inversión, de los negocios hipotecarios y de todo actor que intervenga en el sistema financiero tanto dentro del territorio norteamericano como fuera de éste. Además, recomienda la creación de algunos entes gubernamentales de control y de defensa del consumidor.

En enero de este año, Obama inició su campaña para poder “domar” al sistema financiero norteamericano, el cual gasta fortunas en lobbies en el Congreso norteamericano con el fin de impedir que se de una reforma financiera que los controle y que haga que sus operaciones sean transparentes.

Sorprende gratamente, aunque los sectores de Wall Street lo hayan catalogado como populista, el lenguaje con que el presidente norteamericano se refirió al sistema bancario el 21 de enero, traduzco un párrafo de su discurso: “Mi decisión es sólo reforzada cuando veo un regreso a las viejas prácticas de algunas de las mismas firmas que se oponen a las reforma; y cuando veo dispararse los beneficios y los bonos obscenos en algunas de las mismas firmas que claman que no pueden prestar más a los pequeños negocios, que no pueden mantener los intereses de las tarjetas de crédito bajos, que no pueden pagar una cuota para rembolsar a los que pagan impuestos por el rescate sin pasarlo como costo a los accionistas o consumidores – esos son los reclamos que están haciendo. Es exactamente esta clase de responsabilidad la que hace necesaria un reforma clara.”

Flickr: jmtimages

Ha pasado un año y medio desde el descalabro financiero y, como Obama dice, se han recuperado gran parte de los 700,000 millones de dólares del rescate, el sistema financiero se ha visto reforzado, pero… sin ánimo de enmienda, sin el más mínimo agradecimiento hace la sociedad que ha pagado con mucho sacrificio todas sus irresponsabilidades. Se suponía que el rescate era para poner en marcha la economía norteamericana, que los recursos se iban a repartir a los pequeños y medianos. Todo fue un sueño, el rescate sirvió para que las empresas asociadas a los grupos financieros pudieran capear el temporal o, en su defecto, a refinanciar sus pasivos. ¿Y los pequeños y medianos empresarios? Pues nada.

Se han perdido en Estados Unidos cerca de 8 millones de empleos con el problema social, económico, familiar y emocional que ello trae. En un reciente intervención de Obama en la página de la Casa Blanca (www.whitehouse.org) decía que la reforma se hacía en el espíritu de que nunca más los ciudadanos tengan que pagar un rescate y que por ello debían cambiarse las leyes que precisamente llevaron a las instituciones bancarias a hacer uso de esos huecos que tienen las leyes para tomar riesgos que no supieron manejar.

Hay una pregunta que es válida: ¿Si dejábamos que los bancos quiebren qué hubiera pasado? ¿Tendríamos una crisis tan grande como la actual? ¿Estaríamos mejor? La pregunta es compleja. Los bancos siempre nos han vendido la idea de que si quiebran las economías colapsan, tienen en parte razón. En mi opinión, hubiera sido interesante y aleccionador para el sistema financiero mundial dejar que al menos un pez gordo quebrara para enviar un mensaje a los demás: “La próxima vez que hagas lo que te venga en gana, puedes ser tú el que desaparezca.” Eso implicaría una serie de herramientas y previsiones que los gobiernos deberían implementar.

En nuestros países latinoamericanos se aplica mucho aquel dicho: “Hecha la ley, hecha la trampa.” Ahora vemos que esa es una de las reglas que más practica el sistema financiero.

Las Hipotecas y la Responsabilidad de los Bancos – Johnny 99

Hemos escuchado y/o leído y/o visto en los medios que la crisis financiera que nos agobia tiene su origen entre otras cosas en un crack inmobiliario, del cual los bancos son víctimas, ya que los clientes no pueden pagar sus hipotecas u otras clases de créditos inmobiliarios. Hasta ahí la lectura objetiva (?) de los medios.

¿Los bancos son las víctimas? Ese es bien dífícil de creer y en este caso es una mentira tan grande como el sol que nos ilumina y como el dinero que se va a emplear en el rescate financiero. Veamos el porqué.

Cuando se va a pedir un crédito hipotecario, el banco le pide a un el reporte de ingresos y nos hace una evaluación de nuestras posibilidades de pago. A su vez, envía a un valuador a la propiedad que va a ser hipotecada.

En los últimos años hemos asistido a un alza impresionante en los precios de las propiedades. Hace casi tres años estuve en Miami y pude ver que el precio de las propiedades se había disparado entre 10 y 20 veces en comparación con 1987. ¿Y la inflación? Ni siquiera llegó a 100% en Estados Unidos.

Consideremos otro aspecto. Si, por ejemplo, un constructor va a un banco para financiar un proyecto de condominios, el banco va a saber exactamente cuánto va a costar construirlo. La experiencia nos enseña que los constructores consideran que se debe ganar entre 2 y 3 veces más del costo de construcción, menos es pérdida (???!!!) y ésto en el mejor de los casos para los compradores.

Volvamos a preguntarnos, ¿son los bancos víctimas, los buenos de la película? ¿Acaso, como hemos visto, los bancos no pueden intervenir para que los precios de las propiedades no se disparen? Claro que pueden y deben hacerlo, pero los bancos son los bancos y últimamente has demostrado una codicia y voracidad inmensas.

Pero eso sí, si meten la pata y hacen malos créditos o simplemente los accionistas se roban el dinero que manejan, inmediatamente “piden ayuda” a los gobiernos. Pero, ¿quiénes pagan la ayuda? Pues todos los ciudadanos de a pie que pagamos nuestros impuestos, esos mismos por los que ellos sienten el mayor de los desprecios. Nosotros, o sea el gobierno, tenemos la “obligación”, léase bien, la “obligación” de “ayudarlos” o sea , regalarles el dinero, pero ellos no tienen ninguna.

Roguemos a Dios para que esta crisis nos deje el legado de bancos regulados y estrictamente controlados, lo cual no significa renunciar a una economía de mercado y de libre competencia. La sociedad como tal tiene el derecho y el deber de protegerse de cualquier práctica empresarial mesquina, desleal, predatora e ilegal.

Acompaño este post con Johnny 99, de Bruce Springsteen, con un tema extremo, pero actual. ¿Que Johnny 99 es un delincuente? Sí. ¿Y los banqueros codiciosos? ¿Unos señores? ¿Personas de bien? Lo dejo alli…

Para ver la traducción de Johnny 99 da clic aquí.

Es impresionante cómo ha ido cambiando Johnny 99 con el tiempo, ¿verdad?
El primer video es del mítico Born in the USA Tour de 1984 (versión más cercana a la original) y la segunda con la banda de The Seeger Sessions en el 2006.

Bruce SpringsteenJohnny 99

Well they closed down the auto plant in Mahwah late that month
Ralph went out lookin’ for a job but he couldn’t find none
He came home too drunk from mixin’Tanqueray and wine
He got a gun shot a night clerk now they call’m Johnny 99

Down in the part of town where when you hit a red light you don’t stop
Johnny’s wavin’ his gun around and threatenin’ to blow his top
When an off duty cop snuck up on him from behind
Out in front of the Club Tip Top they slapped the cuffs on Johnny 99

Well the city supplied a public defender but the judge was Mean John Brown
He came into the courtroom and stared young Johnny down
Well the evidence is clear gonna let the sentence son fit the crime
Prison for 98 and a year and we’ll call it even Johnny 99

A fistfight broke out in the courtroom they had to drag Johnny’s girl away
His mama stood up and shouted “Judge don’t take my boy this way”
Well son you got a statement you’d like to make
Before the bailiff comes to forever take you away

Now judge judge I had debts no honest man could pay
The bank was holdin’ my mortgage and they was takin’ my house away
Now I ain’t sayin’ that makes me an innocent man
But it was more ‘n all this that put that gun in my hand

Well your honor I do believe I’d be better off dead
And if you can take a man’s life for the thoughts that’s in his head
Then won’t you sit back in that chair and think it over judge one more time
And let ‘em shave off my hair and put me on that execution line